Si existe, nosotros lo tenemos

 La DERMOPLASTIA sin Cirugía:


   Es un tratamiento combinado de Onda de Choque y un nuevo sistema de Endemología, que masajea la grasa destruyendo los adipocitos grasos debilitados por las ondas de choque y mejorando en la sesión la antiestética piel de naranja.

 

 Las ondas de choque llevan utilizándose con éxito en la Medicina desde hace más de 30 años. En 1980 se comenzaron a utilizar en Urología para la destrucción de los cálculos renales (Litotricia) y en la década de los 90 se comenzaron a aplicar en el campo de la Fisioterapia para la recuperación de lesiones crónicas en músculos y tendones.


    Durante los últimos años se han realizado varios ensayos clínicos, por prestigiosos dermatólogos europeos y americanos, para comprobar la eficacia de las ondas de choque en la celulitis. Los resultados de los estudios confirman una mejoría muy significativa en la piel de naranja de las pacientes, una reducción en la circunferencia del muslo y la cadera, así como mejoría en la elasticidad, firmeza y textura de la piel. En las ecografías realizadas se ha detectado también una reducción del grosor de la capa grasa, un aumento del colágeno, una reducción del edema presente en los tejidos infiltrados por la celulitis y una mejoría de la circulación.

    Las ondas de choque han sido ya aprobadas por la FDA para el tratamiento de la celulitis.

     ¿Cómo se aplican las ondas de choque y cómo funcionan?
   Las ondas de choque se aplican directamente sobre la piel afectada, que es previamente acondicionada con un gel conductor de ultrasonidos.

    El aparato emisor genera ondas acústicas de alta energía que el paciente siente como una fuerte vibración y que van destinadas a romper los septos fibrosos presentes en los tejidos infiltrados por la celulitis y que son los causantes del aspecto de la piel de naranja. Esta vibración genera también una fuerte activación de la circulación y un importante drenaje de la zona, así como una estimulación del metabolismo de las células grasas, disminuyendo el tamaño de las mismas. Se estimula también la producción de colágeno, mejorando la elasticidad, firmeza y textura de la piel, observándose un alisamiento y rejuvenecimiento de los tejidos tratados.

     ¿Cuántas sesiones son necesarias?
   Depende de cada caso, pero lo habitual es entre 5 y 10 sesiones, a razón de 1 o 2 sesiones semanales, dejando un intervalo mínimo de 2-3 días entre sesiones.

   La duración de las sesiones es de 30 a 60 minutos.

     ¿Qué zonas se pueden tratar?
   Las zonas que se tratan son:

  • Muslos
  • Pantalón de Montar
  • Glúteos
  • Brazos
  • Abdomen